lunes, 24 de diciembre de 2012

Ya

Este blog se terminó.

Me siguen quedando muchas cosas que decir y por decir, pero ya no encajan en este espacio. Han sido más de tres años de aventuras y desventuras, frituras mentales, pensamientos inconexos y risas de incertidumbre. Y también viajes a lugares, a gentes y a mí mismo.

El blog y todos sus contenidos seguirán pululando por la red para disfrute del que tenga a bien colarse entre sus frases de plástico. Sólo pido que de utilizarse cualquiera de ellos se cite debidamente (si alguien tiene alguna duda al respecto que me envíe un mail).

Lo dicho, que esto se acaba. Muchas gracias a todos los que me habéis leído y comentado, sacado una sonrisa o una lágrima, seguiré pasándome por vuestros blogs de vez en cuando, aunque sólo sea para decir hola tímidamente y descubrir otros blogs de pasada.

No puedo terminar este post sin desear a todo el mundo felices fiestas y próspero año nuevo, ya se sabe que el año no empieza oficialmente hasta mi felicitación de navidad. Este año me ciño al calendario, pero que no sirva de precedente.

Cuídense, y que les vaya bonito.
Cooper.

PS. El que quiera encontrarme ya sabe cómo hacerlo. Y si no siempre puede seguir el camino de baldosas amarillas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario